Historia

Breve historia de la Fundación

Doña Escolástica Ilarnes de Pescara, año 1888, se propuso destinar una de sus casas a la educación de la juventud femenina, erigiendo un colegio, que pondría en manos de una congregación religiosa que perpetuara sus deseos de beneficencia. Guiada por el Padre Jesuita Muzás, se puso en contacto con las Hnas. Esclavas quienes ya tenían un colegio en Rivadavia (Departamento ubicado a 60km. de la Capital de Mendoza).

Vinieron a Mendoza la Madre rectora y también el Doctor Luque, quienes vieron que Mendoza era de una de las ciudades más pujantes de la República por su posición geográfica por razones comerciales y de industria; y por tanto era necesaria la formación de mujeres cristianas.

Así, con la ayuda económica del padre Muzás, que prestó el dinero que tenía ahorrado para construir el templo de la Compañía de Jesús, se ponen en marcha bajo las órdenes del Doctor Luque las refacciones de la casa donada.

El 4 de marzo de 1890, partieron de Córdoba las Hnas. Esclavas para asumir la gestión del nuevo colegio de Mendoza, bajo el nombre de “San José”; nombre que en 1922 cambia por “Sagrado Corazón”, ya que la sociedad mendocina lo nombraba más con este nombre por celebrar las fiestas en honor al Sagrado Corazón de Jesús, “amo” y patrono de las Hermanas Esclavas.

Llegada de las Hermanas Esclavas

Como el telegrama que avisaba que llegarían las hermanas no fue recibido, nadie las esperaba, lo que las desorientó un poco, pero la providencia las auxilió con la presencia del padre Benjamín Estrella quien se encargó de conducirlas.

Aún la casa estaba con mucho desorden, sin embargo las jóvenes hermanas se ciñeron sus delantales y se pusieron manos a la obra.

Se fijó el 15 de marzo para la inauguración del colegio con una misa a cargo del Padre Muzás. Durante los primeros años fueron tantos los gestos de generosidad y presencia de las “Hijas de la Madre Catalina”, como se las conocía; que la sociedad mendocina fue tomando aprecio por este colegio, que se notó en el aumento del número de alumnas y mejoras edilicias.

En sus primeros años, tuvo un sistema de alumnas pupilas. Hasta el año 2000 fue un colegio que educaba solo a mujeres; pero los tiempos fueron indicando la necesidad de incorporar, como ya lo habían hecho otros colegios, a los varones. Ese año recibieron a los primeros niños en las salas de jardín; en la actualidad, los cursos están integrados por un 60% de mujeres y un 40% de varones.

Patrimonio histórico

El edificio originario del Colegio Sagrado Corazón de Mendoza, sufrió los daños del mayor terremoto de San Juan.

La ochava de la esquina Salta y Lavalle, por su antigüedad fue nombrada patrimonio histórico de la Provincia de Mendoza, en 2002. 

El Colegio de las Esclavas en Mendoza a través de los años mantiene el vínculo con los Jesuitas, por ser los religiosos que ayudaron en sus primeros arreglos, y a nivel diocesano con la Catedral de Mendoza Nuestra Señora de Loreto, por la cercanía al colegio; templo donde se celebran las misas especiales, procesiones con capacidad para 750 alumnos.

El 15 de marzo de 2020 el Colegio cumplió 130 años educando en el carisma del «amor y la reparación», fieles al legado de su fundadora Catalina de María Rodríguez, consagrada Beata en 2017.  

Abrir chat
Hablá con nosotros
Hablá con nosotros!